Entre la radioterapia y el bisturí

Entre la radioterapia y el bisturí

“La angustia, el estar entre la espada y la pared por parte de dos equipos médicos. Uno que te dice que te operes. Otro que te dice que te radies.

Y tu en medio. Todos te ofrecen caramelos. Te comentan lo buena que es su técnica y los efectos adversos de la otra.

En el fondo la decisión es tuya. Con tu marido al lado, pero tuya. Y… ¿Qué haces?”

Street race tonight!

Esta es una nota que hice en mi cuaderno en el rotatorio de radiología, el día que estuvimos en la estación de oncología radioterápica. Una señora de mediana edad venia angustiada. Tenía una metástasis cerebral de un tumor renal de células claras con el que llevaba lidiando desde 2013. Ya le habían hecho cirugías pulmonares para extirparle metástasis en cada pulmón. Y ahora se encontraba con esto.

Nuestra paciente es de Castilla y León; su centro de referencia para cirugía está en Valladolid, y su centro de referencia para radioterapia… En Salamanca. Así es que nos encontramos con una situación que para mi, visto desde los ojos de un estudiante en piezas, fue muy violenta.

Un médico en Valladolid le había ofrecido operarse. Creía poder quitarle el tumor, que aparentemente no afectaba a ninguna estructura irresecable. El cirujano en unos días quería saber la decisión definitiva. El oncorradiólogo opinaba que la radioterapia podría ahorrarle todos los problemas de un postoperatorio, que se evitaría tener que pasar por una cirugía y que solo tendría que pasar unos días con dolor de cabeza por el edema que provocarían. Se lo pintaba muy bien. Pintaba muy bien. Al igual que lo que le había dicho el cirujano.

Así estaba la pobre señora, sentada con su marido al lado, con los ojos lacrimosos, sin saber que hacer, con opiniones médicas opuestas y teniendo que tomar una decisión vital.

Y nosotros, dos estudiantes, impasibles ante la situación. Impasibles ante una persona que estaba entre el bisturí y la radioterapia. Impasibles ante la falta de coordinación en este caso en SACyL.

Esa misma mañana le harían el TAC simulación para preparar su radioterapia.

 

P.D.: La imagen destacada es Barcelona de día y de noche, de Henry Do.

2 comentarios

  1. Vaya, pues menuda encrucijada la del caso que comentas…
    Durante mis prácticas a veces me doy cuenta de que existen personas que lo que hacen es pretender que el médico decida por ellas: «qué es lo que haría usted», «si se tratase de su madre»… Aunque tampoco pretendo culpabilizarlas por eso.
    Opino que es importante que los enfermos estén bien informados sobre todas las ventajas, inconvenientes, riesgos y probabilidades de curación para poder decidir por ellos mismos entre las opciones terapéuticas que se ofrecen en cada caso. ¡Como bien nos dice el Principio de Autonomía del Paciente! ????
    En mi Hospital, al menos en los casos más complejos, los especialistas de diferentes especialidades (Oncología Médica, Oncología Radioterápica, Cirugía, especialistas médicos, Anatomía Patológica, Radiología…) se reunen en los Comités de Tumores para comentar y dedicir conjuntamente la mejor opción en cada caso… intentando cada uno aportar su granito de conocimiento.
    Nos seguimos leyendo por estos lares extravasculares ????

    • Hola Leucocito!

      Claro, la persona tiene que decidir con toda la información sobre la mesa. Y es cada uno individualmente el que debe hacerlo. Sin embargo, cuando te llega información contradictoria… Entiendo su frustración.

      En los hospitales que yo he conocido también se hacen comités entre diferentes servicios. Eso y las segundas opiniones de compañeros si hay alguna duda son clave para mejorar el tratamiento. Pero una vez más parece que a esta persona le salia todo mal, con los equipos quirúrgicos y radioterápicos en diferentes ciudades ..

      Nos leemo ????

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: