Escalando montañas

Escalando montañas

A veces uno tiene la sensación de que la carrera le pone la zancadilla. De que no solo la materia se hace complicada, se da en pocos días o no se adapta bien. Cuando se complica todo es cuando más hay que tirar hacia delante. Cuando más hay que luchar. También es cuando más mejoría se puede conseguir. Pero si existe una manera de lograrlo es remando en la misma dirección, apoyándose unos en otros. 

En la Carrera de Medicina, como en todas, muchas veces encontramos obstáculos que parecen insalvables. Pero en realidad nada es imposible. Con la palabra se pueden conseguir los objetivos que nos marcamos. Grandes mejoras. La palabra escrita y la palabra hablada, aunque infinitamente más esta segunda. El vis a vis, persona a persona más allá de las redes sociales.

La vida no siempre es justa. Es más, casi nunca lo es. Todos vamos a vivir injusticias, hay desigualdades por todos lados. Cuanto más podamos hacer para que nadie se vea perjudicado, lo logremos o no, mejor funcionará nuestro entorno. Porque es donde podemos generar un cambio real en el mundo. Puede ir todo muy mal en otros continentes, pero si en tu mano está hacer que vaya mejor en tu entorno DEBES implicarte. Tener altura de miras, enjabonarte con empatía, bañarte en agua de trabajo y esforzarte al máximo. No solo vas a mejorar la vida de quienes están a tu alrededor: vas a facilitar la tuya en segunda instancia. 

Somos estudiantes de medicina. Somos estudiantes como todos los demás. Por delante tenemos una profesión dura e ilusionante. Vidas de miles de personas en nuestras manos. Es lo más bonito que puede haber en nuestra existencia. Nosotros somos responsables de que nuestros actos estén al nivel de ese deber. Al nivel que la sociedad pide y espera.

Si aun así queda gente mezquina en el mundo que hace todo lo posible por evitar que cumplamos todavía hay una esperanza. Las dificultades que ponen sobre la mesa son los peldaños que nos hacen avanzar. Aun cuando los escalones sean montañas habrá gente detrás impidiendo que te tires, que lo dejes. No te vas a caer. No estás solo. Aunque el mundo haga mucho ruido.

Siempre hacía adelante. Siempre mejorando.


P.D.: María Sánchez Tabernero tiene otra interesante reflexión sobre la Carrera de Medicina en su muro de Facebook. Os invito a leerla.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: